//
Uncategorized

DNI-DNI DIGITAL y otras formas de atentar contra nuestra intimidad

www.asturiasliberal.org  PDF    
ColaboracionesPiensa en Liberal
Escrito por Gonzalo Botas   
miércoles, 20 de febrero de 2008
O lo que es lo mismo contra nuestra libertad. Porqué permitir que lo sepan absolutamente todo.
Ahora que estamos en campaña quizá sea un buen momento para ofrecer otra idea a nuestros políticos, y ello en vista de que Rajoy se ha sumado a la campaña contra los titiriteros abogando por la supresión del canon, es el momento de seguir sumando, no vaya a ser que lo del canon sea una vendetta, justificada por otro lado, a tanto artista entregado al régimen.A esos progres que se les llena la boca con el juego libertad-seguridad, abogando por la primera, con la boca pequeña claro, para criticar Guantánamo y la escuchas, quizá no se les haya pasado por la cabeza el gran atentado a la libertad que supone o puede suponer al DNI DIGITAL. Ese juguetito tan mono que en aras de la modernidad tecnológica permitirá que en nuestro DNI vayan juntos, nuestro grupo sanguíneo, el rh, los antecedentes penales, las multas, los accesos a nuestra cuenta bancaria, cartilla sanitaria, seguridad social y porque no, absolutamente toda la información recopilable sobre nuestra persona.Y después de eso, ese DNI digital permitirá que el Estado, a través de un superusuario –véase Agente de la Autoridad o funcionario público cualquiera, en el mejor de los casos-, acceda a todos, absolutamente a todos, los datos relevantes sobre nuestra persona y vida. Este gran hermano informático que nos han impuesto, y al que algunos se han sumado con desconcertante e ignorante alegría, debe ser suprimido, eliminado, finiquitado cual virus dañino.

A nadie, que detenga su mente un instante y piense sobre ello, se le escapará que las posibilidades de control y manipulación sobre nuestra persona serán cuasi infinitas, con un incontrolable acceso a nuestros datos y a su modfificación, y ello por muchos bits, bytes, Kbytes o Gigabytes que posea la seguridad del chip que lleva impreso.

Evidente es que la manipulación de la información es siempre posible, pero nadie negará tampoco, que la concentración de esa información la hace más accesible a ser manipulada y tratada, en suma, a ser utilizada en nuestra contra, o a nuestro favor, tanto da. Es pues un intolerable ataque a nuestra intimidad sobre el que pasamos de puntillas, con el que llevamos conviviendo un cierto tiempo sin darle importancia.

Eso sí, los americanos con su echelón son malísimos. Y nosotros idiotas, que lo use la CÍA, la ASN, el FBI, Bush, Obma, la Trilateral, el Club Bilderbeg, está fatal y es intolerable, ahora bien, hacienda, la policía española y el maestro armero que lo miren, y por cierto la SGAE sigue con derecho a investigar los asientos contables de las empresas por si acaso no declaran, pero eso será otro día, estoy buscando en derecho comparado algo semejante. Volviendo, ya puestos que lo mire la CIA, pero que no lo mire el CNI, más que nada porque están más cerca y más interesados en mí.

Creo pues que es buen momento la campaña electoral para plantear en ese binomio de seguridad-libertad, si está justificado que a mí, a ti o a quien sea, no sospechosos de nada raro, nos puedan tener monitorizados todo el día, nuestras actividades, nuestros accesos a Internet, si entramos en nuestra cuenta corriente con el DNI digital, o hasta si mañana, o ayer, te ha parado la Policía, la Guardia Civil o hasta el vigilante jurado de un edificio público.

Y no es baladí la cuestión, es mucho más relevante de lo que parece, va mucho más allá, y sociedades democráticamente más consolidadas desde hace siglos, por no tener no tienen ni DNI, y eso debería hacernos pensar en porqué tener que identificarnos, porqué ser presuntamente potenciales culpables de algo, investigables, y en suma, vivir con tanta libertad real como en los liberales países socialistas de finales del Siglo XX.

Y es tan así, que a pesar de aparentar libertad, saben donde estás, y con el chip lo sabrán aún más, hoteles, trenes, etc.

Aprovechemos la campaña para decir no, para pedir libertad, pero libertad de la de verdad, de la que permite al individuo ejercer su libertad con responsabilidad, y libertad de la que su abuso habilita sufrir el castigo, la pena, la privación de la libertad misma y el control. eso sí a quien la use mal, no a todos sistemáticamente.

  

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: