//
Liberalismo

Liberalismo en la España del Siglo XXI (iii)

www.asturiasliberal.org PDF Imprimir E-Mail
ColaboracionesPiensa en Liberal
Escrito por Administrator   
martes, 01 de abril de 2008
ImageLa sociedad abierta como referente liberal.

Respetar al máximo la persona, la libertad, la iniciativa privada, y a la vez, hacer una lista de los males concretos que afligen a la sociedad e intentar erradicarlos, uno a uno, con medios concretos, y ello siendo conscientes de que  No hay que intentar resolverlo todo, hay que aprender a convivir con el dolor”. Esta es la tesis esencial de Karl Raimund Popper en su libro La Sociedad Abierta y sus Enemigos.

Confieso que leer a Karl Popper, supone una labor similar a la que dicen que obliga La Cábala. Pues aunque no revuelve el interior como esta última, si crea un cierto complejo, de estulte o de superhombre, no lo sé. Es ciertamente difícil de leer, como lo es la filosofía en general, que obliga a pensar mientras lees, y en ese trámite, terminar perdido en el pensamiento y olvidada la lectura.

Pero bueno, a lo que íbamos, la sociedad abierta, en tanto que participativa, y sobre todo como suma de individuos, pero en su conjunto, no de forma aislada, es el referente de todo esquema social liberal, y ello por encima de las meras tesis del liberalismo económico. Entronca con el respeto al individuo como tal, no como mero ser productivo, sino como persona.

Entraña un cierto humanismo que relega a la economía a su justo lugar, volvamos a  decirlo, la economía no es el motor de la historia, sino el combustible, el motor es el hombre, el individuo.

Esta sociedad abierta se configura como una entidad en la que cada uno de los individuos encuentra su cauce para aportar al desarrollo y crecimiento de la misma, una sociedad que no sustituye su iniciativa, sino que la acompaña y la potencia. Es en este ámbito en el que se avanza a comprender la esencia de la España liberal actual. Y esa esencia es un individuo que reclama su sitio, al que cada día le repugnan más, los intentos de mediatización ejecutados al socaire de unos medios de comunicación que lo son cada día más de consumo, que unen el pan y el circo.

Esa España liberal, inquieta despierta y joven, sobre todo joven por los medios que utiliza; joven porque lee la prensa por internet, se comunica desde un ordenador o un móvil, corre mucho riesgo. Riesgo, porque recibe información en cantidades ingentes que no puede asimilar, recicla esa información discriminando por medio de una prelectura hiperacelerada o parcial, forma muchas veces la opinión sin poder madurar las ideas. Pero también, que precisamente por tal motivo, en esa lucha del reciclaje de la información termina por buscar dentro, no fuera, y piensa, crea y aprende a discriminar.

Es en esta parte de la sociedad abierta, de individuos capaces de discriminar lo válido de lo inválido, que alejados de las certezas si distinguen y rechazan la falta de certidumbre, donde reside la cuna del nuevo liberalismo

Quotation Es en esta parte de la sociedad abierta, de individuos capaces de discriminar lo válido de lo inválido, que alejados de las certezas si distinguen y rechazan la falta de certidumbre, donde reside la cuna del nuevo liberalismo Quotation

. Y es en esta sociedad abierta de individuos críticos, vivos, despiertos donde radica la esperanza de un futuro para nuestra sociedad global. Pues son estos mismos individuos los que, dotados de un sentido crítico en niveles hasta hoy desconocidos, rechazan postulados parciales y tendenciosos al tiempo que rechazan ideologías caducas. 

Son estos mismos individuos, miembros libres e iguales de nuestra sociedad, los que  precisan una oferta política que colme sus anhelos, más que ideológicos, anhelos de participar, de aportar, de crecer y hacer crecer. En suma, de trascender.

Un trascender que inquieta al ser humano desde siempre, y que no es exclusivo del cristiano, del católico, del judío, ni de ningún otro. Y volviendo a Popper, quien como buen agnóstico, manifiesta no creer en la supervivencia después de la muerte: “yo no espero una eternidad de supervivencia. Por el contrario, la idea de continuar por siempre me parece manifiestamente aterradora….. Creo que realmente no valoraríamos la vida si esta estuviese abocada a proseguir por siempre. Creo que es precisamente el hecho de que es finita y limitada, el hecho de que hemos de enfrentarnos a su fin, el que confiere mayor valor a la vida e incluso al sufrimiento final de la muerte….. la muerte confiere valor, y en cierto sentido un valor casi infinito, a nuestras vidas, haciendo más urgente y atractiva la tarea de emplear nuestras vidas en conseguir algo para los demás“.

Y es en ese intento de ser algo más que meros observadores de la historia, donde confluimos los que creemos y los que no creen, profanos y no profanos, en una sociedad abierta de todos y a todos. Una sociedad donde podamos hacer lo que intentemos, cuando lo intentemos.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: