//
Liberalismo

Cambio Climático o Camelo Sistemático

Cambio Climático o Camelo Sistemático

“Hace treinta años que no nevaba tanto en San Sebastián” y otras por el estilo, nos traen a la realidad de forma contundente de forma cíclica, tan reiterada como el cacareado y no probado cambio climático.

Nos dirán, como siempre, que la excepción confirma la regla; es la forma más fácil de ignorar los datos contrarios a esa religión del siglo XXI que es la ecología ecosocialista.

Tras haber olvidado durante los últimos tres o cuatro años a los gases CFC al CO2, o al altisonante efecto invernadero, vuelven a ello con ocasión de la Cumbre de Conpenhage.

Pues bien, tras los últimos estudios científicos, ha quedado acreditado que el presunto cambio climático no tendría nada que ver con la concentración de partículas de CO2.

Y ello por una sencilla razón, el estudio de las capas de hielo acredita que las concentraciones de CO2 elevadas siguen al aumento de las temperaturas y no al revés. Es decir, que el aumento de las temperaturas no tiene nada que ver con el aumento del CO2, o más bien al revés, que el Co2 no produce aumento de temperaturas, al menos en los últimos 150.000 años, ahí es nada.

Y la prueba de ello, es que con un retraso de 800 años aproximadamente, el CO2 aumenta después, y aún cuando las temperaturas comienzan a descender el CO2 sigue aumentando y sólo baja tras 800 años de descenso. Si el CO2 hiciese subir la temperatura, esta no bajaría nunca y seguiría subiendo hasta el infinito, pues se retroalimentaría la temperatura con el CO2, y no es así.

El aumento de la temperatura tampoco ha sido demostrado, en un más corto periodo de tiempo, los últimos 14 años, desde 1.995, no puede afirmarse que la temperatura haya subido, porque, ni las estaciones meteorológicas en tierra, ni las mediciones de satélites, 24 horas al día acreditan aumento de temperaturas, es más desde 1.998, más bien han bajado. Es más junto a 2002 y 2007, 2004-2005 y sobre todo 2008-2009 han supuesto más frío que calor, relativos.

 Y lo que es más curioso, a pesar de ello, el CO2 ha seguido aumentando.

La cuestión es porqué arriba yo hablaba de ecosocialismo; la respuesta es bien sencilla, porque se utiliza la ecología para regular nuestra vidas e inmiscuirse hasta en nuestro cubo de la basura, y eso es, lo cojamos por donde lo cojamos, socialismo. Pretende una imposición de arriba debajo de patrones de conducta y de estupideces supinas como las bombillas de bajo consumo; sirve para intervenir la economía con nuevos sectores regulados y subvencionados que dependan del estado y que refuerzan el poder de los burócratas y del estado; sirve al final para que vayamos perdiendo nuestras pequeñas parcelas de libertad, de esa libertad que en España costó una guerra civil, cuarenta años de dictadura y una dura transición que nos quieren dinamitar con intervencionismo estatal extremo.

Pues yo, en ejercicio de mi libertad no me creo la religión ecosocialista, me quedo con mi Dios de toda la vida y me niego a adorar al dios sol, diosa luna, dios agua y dios viento de los nuevos ecosocialistas.

(Fuentes: “The Skeptic´s Handbook” y “Global Bullies want your  money <The Skeptics Handbook II>”)

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: