//
Uncategorized

Personas, no medidas

Es el momento de las Personas, no de las Medidas

Los que son parte del problema reclaman ahora medidas, medidas contra la corrupción, controles, medidas contra los políticos, medidas, en suma, que nos distraigan de nuestros auténticos problemas.

No señores, no se trata de medidas, se trata de algo tan viejo como la historia del hombre, cuando los que valen, o los que creemos que valen, no hacen nada, los otros se apropian de la cosa pública.

Me niego a caer en el discurso del victimismo, de pensar que la corrupción es consustancial a la política, lo rechazo frontalmente, la bondad es consustancial a la naturaleza humana, sonará a ñoño, pero creo fundadamente que es así.

Si yo estuviera equivocado, el mundo habría dejado de girar hace mucho tiempo, viviríamos inmersos en una sociedad pútrida e inmunda, pero todos llegamos a nuestras casas por la noche y encontramos lo bueno de la vida, esposas, maridos, padres, madres, hijos, y nos sentimos bien, siempre encontramos algo bueno que nos impulsa a seguir adelante.

Escribió hace mucho el gran Couture, jurista venezolano -de cuando en Venezuela había justicia y abogados libres- que los problemas de la administración de justicia no residían en los procedimientos ni en las leyes, sino en las personas, y yo creo que ésta percepción, aunque matizable y no absoluta -nada lo es-, puede extenderse a todos los ámbitos de la vida, de la administración de la cosa pública, y de la política.

Y la política es el ejemplo claro, la demostración empírica de que, cuando los buenos permanecen con los brazos cruzados, el mal ocupa el espacio que queda libre, resumen de una más compleja afirmación de Edmund Burke, padre del liberal conservadurismo anglosajón.(1)

Creo firmemente, y por eso me he implicado en Foro Asturias hoy, y en la vuelta de Franciso Alvarez-Cascos a la política desde http://www.asturiasliberal.org primero, que la política es una actividad humana digna, como todas, y que la clave para dignificarla es que todos nosotros nos impliquemos, luchemos por una Asturias mejor, tratando de impulsar entre todos la regeneración de la vida pública desde la honestidad, el rigor y el trabajo.

Porque creo que no podemos dejarnos manipular por el pensamiento dominante de que la política es algo sucio, imposible de gestionar con criterios normales, con los mismos de nuestro día a día. Si día a día, todos tratamos de hacer las cosas bien para salir adelante, esa misma forma de actuar, es la que debemos impulsar en la política, no es cuestión de grandes reformas legales, no es cuestión de leyes más o menos acertadas, puede que también.

Realmente lo esencial es tan antiguo como el hombre, es levantarse cada mañana con la sana intención de hacer las cosas bien, un poquito mejor, y acostarse cada noche pensando si lo que hemos hecho podemos enseñárselo a nuestros hijos como ejemplo.

Rehuso someterme al pensamiento dominante de que la política es para los políticos, yo no lo soy, y quiero aportar mi granito de arena para demostrar que pueden hacerse las cosas bien, con decencia y no pensando en el interés particular sino el general. Insisto, no es cuestión de leyes, sino de personas, no es cuestión de grandes reformas, sino de partidos políticos abiertos, no es cuestión de acabar con nada, sino de que ocupemos el lugar que nos han hurtado, es el momento de la subsidiariedad, de las personas y no de los aparatos, de la participación, de recuperar la vida pública para los ciudadanos, es el momento de Foro Asturias y de Francisco Alvarez-Cascos.

Es ahora, o no será, aprovechemos el momento, nos lo brinda la historia, nos lo brinda Francisco Alvarez-Casos, su capacidad, su conocimientos y su experiencia; se ha puesto a nuestra disposición para tirar de este proyecto, impliquémonos, es lo que nos toca.

Por eso hoy también quiero agradecer mi presencia aquí, en este proyecto, a esa persona que en su día me abrió la puerta.

………………………………………………………………………………………………………………………….

1. Thoughts on the Cause of the Present Discontents (1770) “when bad men combine, the good must associate; else they will fall, one by one, an unpitied sacrifice in a contemptible struggle”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: