//
Actualidad, deportes, Liberalismo

Del “estado subsidiante” al “estado subsidiario”

Una sociedad viva es la que convierte al estado de subsidiante en subsidiario.

El “I Congreso de la Sociedad Civil” organizado por Fundación Civil, y con un buen número más de asociaciones cívicas, al que hemos asistido el pasado viernes -sí digo viernes y es curioso que el sector no productivo deje de producir por un momento para hablar de lo importante, pero de eso ya hablaremos- puede y debe suponer un cambio de paso para la sociedad española.

No se trata sólo de que ahora, como en la II República, afloren todo tipo de asociaciones cívicas. Y no se trata de eso porque el precedente es funesto, una jaula de grillos que terminó con la democracia, bueno al menos con aquella democracia que no iba a ninguna parte. Se trata de que este congreso y las múltiples y florecientes asociaciones, son la demostración de que somos mayores de edad, de que nos hemos cansado de que nos manden nuestros representantes, cuando debería ser a la inversa. Se trata de que como HazteOir.org ya demostró estos años, si se quiere se puede; y cuesta mucho, es cierto, pero Ignacio Arsuaga y los suyos nos han demostrado que se puede, que lo importante es saber lo que se quiere, y que una vez que se fija un objetivo -o varios- hay que empezar a trabajar.

Este “I Congreso de la Sociedad Civil” debe ser, a mi juicio casi nunca certero -esperemos que esta vez sí-, digo que debe ser el punto de arranque, el principio del comienzo de un largo camino -duro oir que es el comienzo para los que lleváis tiempo en esta brecha ¿no?-; un camino en que debemos ser capaces de diagnosticar, combatir y convencer; mover y remover conciencias, explicar y hacernos entender.

Y por eso digo que debe ser el comienzo, porque el diagnóstico está hecho, y el diagnóstico es bueno, ahora toca trabajar para consensuar medidas, y esa es la clave, porque si no, como hoy me comentaba un amigo, sino volveremos al 35 y al 36 -1935 y 1936-. Y entonces si volvemos a esos años, habremos perdido porque la solución sólo vendrá por la fuerza, y eso es el fracaso, la fuerza la tiene siempre ellos, nosotros procuramos la razón.

Para consensuar medidas no sólo hay que ser generosos, sino realistas en los pasos a dar, buscar los instrumentos necesarios, proponerse objetivos a corto que sean asumibles, y esa es la gran dificultad.

Nuestra fuerza que somos libres y conscientes, que no compramos lo que nos venden sino lo que queremos, que por encima de la coyuntura de los objetivos a corto, está el lugar de destino, y ese lugar de destino no vale si el camino no es el que debe, si por ese camino cambiamos convicciones por conveniencias habremos perdido también, y habremos perdido porque seremos igual que parte de este sistema funesto que queremos cambiar.

Por eso es tan importante el comienzo, por eso estamos al principio del comienzo, porque creo que debemos luchar sin sacrificar nuestros principios morales, sin sacrificar nuestra libertad porque entonces, si no somos libres, de nada vale lo que hagamos. debemos ser libres y responsables, y pensar en el futuro que queremos y comprender que sólo la vía de la libertad responsable es la que vale; que somos españoles y occidentales, cristianos -hasta los ateos-, con nuestra historia y nuestra cultura, con nuestros valores. Que el atrayente utilitarismo no está en nuestro adn.

Termino donde empecé, era viernes sí, y mucho sacrificamos nuestros trabajos por un día, pensando que no todo es trabajo y dinero, que somos seres humanos, que el hombre importa, en sociedad sí, pero que en esa sociedad cada hombre importa y se puede sacrificar un poco de nuestra productividad, de nuestro tiempo, para tratar de aprender como contribuir a arreglar esto nuestro que se llama España y que está llena de españoles.

Y yo creo que es bueno que comprendamos todos que el activismo cívico no es como una actividad extraescolar o de tiempo libre no, el activismo cívico es tan importante como todo lo demás, es lo que nos permitirá repensar el estado y no dejarnos comprar por él, el activismo cívico contribuirá a que todos nosotros encontremos aquellos lugares de nuestra vida en la que el estado sobra y se ha metido, convirtamos al estado en subsidiario y no en subsidiante. Y ese día, cuando sepamos que podemos hacer nosotros sin esperar nada del estado, ese día estaremos en el camino que antes mencionaba, el de poner solución a esto.

Pero para eso queda mucho, ahora se trata de lograr tener voz y presencia, ser como la levadura que prende en la masa, como luces en la noche en espera del astro sol que nos trae la luz, recordando que, cuando más oscura es la noche menos falta para el día.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Del “estado subsidiante” al “estado subsidiario”

  1. Me has emocionado Gonzalo. Sabía que estaba en lo cierto cuando desde el minuto 1 supe que tu gran calidad humana era dificil de superar. Tengo mucha suerte de haberte conocido, a tu esposa tambien y espero que muchos otros os conozcan y la tengan tambien. Besos

    Publicado por Conchita Negro | octubre 4, 2011, 14:36

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Del “estado subsidiante” al “estado subsidiario” « accioncivil3s - enero 20, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: