//
Actualidad, justicia, Uncategorized

Reforma de la Jurisdicción Civil I ( la audiencia previa)

La jurisdicción civil, una reforma pendiente.

Más de 1.000.000 asuntos nuevos cada año en la jurisdicción civil, explican que debamos prestar una cierta atención al tema, ciertamente no es tan llamativo como la reforma del Enjuiciamiento Criminal, pero si atendemos a la ingente cantidad de procedimientos civiles que cada año entran en los juzgados, quizá cambiásemos el punto de vista sobre el tema. Son la tercera parte que en la jurisdicción penal, pero 5 veces mas que la jurisdicción social y 10 veces más que la jurisdicción contenciosa.

En efecto, uno de los retos de la justicia es resolver los endémicos retrasos, para ello propongo dos medidas, dar sentido a la Audiencia Previa y revitalizar -de forma real- la figura del Secretario Judicial,

La Audiencia Previa en nuestro procedimiento ordinario es, como ocurrió con la comparecencia saneadora del antiguo menor cuantía, una auténtica ocasión perdida de acortar los tiempos procesales de manera sustancial y de evitar múltiples vistas orales absolutamente inútiles que sólo constituyen una pérdida de tiempo y un gasto ingente de dinero.

La reforma de este trámite hoy inútil, descansaría sobre la emisión de un laudo por el Secretario con carácter previo a la misma.

En efecto, la demanda y contestación, con su documentación; sirven para hacerse una idea más que suficiente del asunto y su resultado; de tal forma que el juzgado, a través del secretario, está en condiciones de emitir un laudo o propuesta de resolución sobre el que versará la audiencia previa, para en primer lugar manifestar en este trámite las partes si lo aceptan o no.

De ser aceptado si dictará por el Juez sentencia aprobando el laudo.

En en caso de no conformidad con el laudo, las partes deberán manifestar su discrepancia con el laudo y proponer la prueba oportuna para ello.

Sólo se celebrará vista en caso de existir discrepancia en los hechos y las partes habrán de proponer prueba al efecto sobre cuya procedencia se resolverá en el acto, señalando en su caso para juicio.

De ser la discrepancia meramente jurídica, las partes deberán efectuar las alegaciones en dicho acto, y quedarán los autos vistos para sentencia.

Fundamentándolo de hecho y de derecho por medio de auto, el Juez podrá pedir la práctica de prueba anticipada para dictar el laudo, en cuyo caso las partes podrán efectuar alegaciones en el acto de su práctica.

De esta forma, se terminarían de forma abreviada más de la mitad de los procedimientos, todos aquellos en los que la prueba, una vez resueltos los temas de derecho, es absolutamente redundante y se admite por razones de tutela judicial efectiva aparente.

El Secretario Judicial es una de las figuras claves de la Administración de Justicia y debe asumir competencias activas en la ejecución de sentencias, lo analizaremos en otro artículo relacionado.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: