//
Uncategorized

La politica y la libertad

La politica y la libertad.

Decía Ortega que la política, como arte de lo posible, dejaba la verdad de lado, la orillaba, la convertía en una categoría irrelevante o, más bien, ajena a la misma; esta es una interpretación laxa, porque Ortega las contraponía, pero valga como introducción.

Cambiando verdad por libertad, la política como actividad natural del hombre que vive en la polis, como ser político, es y debe ser un ejercicio de su libertad, y a eso llamamos democracia, y por eso, para mi, todo lo que se oponga ello, debe ser entendido como un ataque a la libertad y a la democracia.

Así la partitocracia, entendida esta como la elección de los elegibles por los partidos, que nos dan el “derecho” a escoger entre ellos, es decir, que nos permiten elegir  ”uno de entre otros, no de un uno de entre nosotros”, debe ser entendida como un atentado a la libertad y a la democracia.

En democracia, debemos elegir un “primus inter pares” o un “par inter pares”;  nunca y en ningún caso un “par inter primus”, permitaseme el poco ortodoxo e incorrecto juego de palabras que puede traducirse como escoger al mejor de nosotros los iguales y no a uno de entre los “mejores”; pues eso se llama oligarquía y no democracia.

Cuando pienso en ello, en ocasiones recuerdo como ejercicio de libertad un discurso vibrante que leí en una novela, el discurso de Hank Readen en el juicio que sufre cuando le quieren condenar por ser un empresario de éxito que se niega a someterse a la planificación, ese discurso que es un canto a la libertad sin complejos.

Y ese discurso me trae al que estoy escuchando de Obama en su reelección,  y ello previa confesión que prefería a Romney. Pero ese no es el tema, y si lo es la limitación de mandatos que nos permite hoy ya sin pensar en las próximas elecciones, pensar en las próximas generaciones. Discurso que junto con clichés típicos y tópicos, me ha gustado la defensa que hace de la democracia, de la política, de su cultura, de su país; especialmente algo que hemos de entender “la defensa de la política frente al cinismo del escéptico”, porque cree, como muchos creemos, que la política y la democracia son necesarias, imprescindibles para el bienestar humano.

Por eso me gusta (no es perfecto) el sistema norteamericano, y especialmente EL OBJETIVO IRRENUNCIABLE DE UN LIBERAL DE LA LIMITACIÓN DE MANDATOS, porque permite al menos en uno de los gobiernos (sea el segundo), pensar en las generaciones futuras y eso permite pensar en la libertad, y en los derechos junto a la responsabilidad, porque le ha permitido hablar de caridad y no de solidaridad, porque le ha permitido afirmar que debe reducir la deuda pública. Porque al final aleja el discurso de la lucha meramete partidista, del cortoplacismo, permite hablar del futuro común de una nación, no como un iluminado, sino como alguien que busca un futuro mejor.

Si a eso unimos que HABLA SIN LEER PORQUE QUIEN SABE Y CREE EN LO QUE DICE NO TIENE QUE LEERLO, como no leemos lo que le decimos a nuestros hijos, a nuestras esposas y esposos, a nuestros amigos; porque ha hablado como lo hacemos en la tertulia  de trabajar duro, de oportunidades, de igualdad, de libertad, de libertad, de libertad y sobre todo, de libertad.

Tras esta derivada disruptiva, vuelvo al sentido de lo que escribía, sin libertad nunca hay democracia, y la partitocracia oligarquica es absolutamente contraria a la democracia, supone la negación del libre e igual acceso a la condición de elegible, de cualquier persona al margen de los partidos políticos.

Y digo esto, porque los partidos políticos españoles, son hoy y en mi opinión el principal obstáculo a la participación democrática. Demuestra eso que las últimas reformas han ido dirigidas a impedir el libre acceso a las elecciones de cualquiera que desee ser elegible, por medio de los avales del 1% o del 0,5% que se exige a cualquiera para presentarse; y eso como si el principal obstáculo o inconveniente de nuestra democracia fuesen las papeletas impresas de partidos no representativos.

Pues bien, hablamos de listas abiertas, hablamos de circunscripciones uninominales, hablamos de sistema mayoritario, pero sobre todo, lo más importante para acabar con las oligarquías, lo irrenunciable de una partido que se considere y crea liberal, es la LIMITACIÓN DE MANDATOS EN ELECTOS EJECUTIVOS, no me preocupan senadores y diputados vitalicios, me parece una profesión digna y bonita; me preocupan los cargos ejecutivos vitalicios, porque ellos son los que corrompen, presidentes del gobierno, central o autonómico, de la diputación, alcaldes y concejales, ministros; porque ellos son los que manejan el dinero, dinero que cual maná pueden distribuir de un lado a otro para comprar voluntades, dinero que efectivamente termina comprando voluntades al cabo del tiempo, y por eso creo que limitando los mandatos, limitamos abierta y frontalmente la corrupción, es así de sencillo, demasiado sencillo para renunciar a ello.

Y cito de nuevo a Ortega, para oponerme a él y solicitar que hablemos de la verdad y no la orillemos, para que hagamos compatible la verdad y la política, comenzando con una reforma de verdad en pos de la libertad, la LA LIMITACIÓN DE MANDATOS en una sociedad libre y abierta.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: