//
Actualidad, democracia, desahucio, España, justicia, Uncategorized

Ejecuciones y Lanzamientos (hipotecarios)

Llevamos mas de un año mareando la perdiz a cuenta de los lanzamientos hipotecarios (que ahora se llaman desahucios, cuando el desahucio es en realidad un procedimiento sumario arrendaticio), que si posibilidades más amplias de oposición en las ejecuciones hipotecarias, que si dación en pago. ¡Zarandajas!

Estamos dando vueltas al problema sin entrar en él. Nos entretenemos en dos aspectos muy importantes, casi esenciales que no resuelven el problema.

Me explico, es cierto que el procedimiento sumario de la ley hipotecaria (y de la de enjiciamiento civil también), carece de las suficientes garantías para asegurar la tutela judicial efectiva pues permite poco más que controlar la mera corrección formal del título y genera indefensión; a estas altiras suena a chiste que esto sea un hallazgo, cualquier alumno de 5 de derecho sabe lo que ha dicho el TJCE o quien haya sido, estos temas se llevan planteando años sin que nadie se tomase la molestia de ir más allá, tampoco lo hacian los jueces que ahora se suben al carro (con honrosas excepciones) este tema lo hemos planteado hasta la saciedad sin que se nos tuviese en cuenta. Es preciso dar la enhorabuena al compañero que encontró el camino.

La dación en pago tampoco resuelve el problema, por más que sea de elemental justicia, Justicia en este caso. Y digo que es de elemental justicia, porque el 99% de los hipotecamtes desconocen que una vez perdida la casa la deuda persiste, y en el debe de esta ingnorancia están bancos y notarios, que salvo honrosas excepciones que siempre coocemos y de las que huyen los bancos. Creo por ello que aún siendo de justicia que se generalice, no resuelve el problema pues se queda el ejecutado sin hogar.

Se trata de desincentivar la adjudicación manteniendo la deuda, se trata de que no pueda el ejecutante, banco o caja, quedarse con la vivienda mientras mantiene la deuda de por vida.

Lo que de verdad, en mi opinión contribuiría de dorma determinante a resolver el problema es hacer que la ejecución deje de ser una opción interesante para las entidades finanacieras, algo que se puede lograr con una simple reforma de auténtica justicia. Bastaría con impedir a los ejecutantes adjudicarse la cosa por menos valor del fijado en la escritura hipotecaria. Y ello con un argumento elemental, si ustedes fijan el valor de tasación, aténganse a dicho valor, si ustedes tienen una garantía de ejecución singular, no hagan negocio con ella. Porque ese al final es el argumento, hagan negocio con el dinero que prestan, garanticesen su recuperación, pero no hagan negocio con la vivienda embargada.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: