//
Uncategorized

¿Son los anglosajones superiores en los negocios y en la política? ¿Qué nos diferencia?

Creo que esa pregunta, con sus variantes nos asalta constantemente a aquellos que nos interesa la política y la economía. A primera vista puede parecer que sí, quizá no hablemos sólo de los anglosajones, quizá incluyamos ahí a los sajones alemanes, no lo sé, pero países que no son en origen más ricos sí han alcanzado un mayor nivel de desarrollo democrático y económico que nosotros, hoy sí son más ricos; y ello a pesar de que nuestra cultura es más antigua y teóricamente más elevada que la de ellos. al menos esta es nuestra sensación global.

Uno da vueltas a la cuestión y observa que entre nosotros -los españoles o los latinos en general- existen eminencias de primer nivel en todos los campos, por lo tanto tenemos igual o similar capacidad intelectual que ellos, es decir no aparentan ser mejores. Cuando emigramos destacamos entre ellos, luego tiene que ser algún aspecto cultural o sociológico el que haga que unas sociedades alcancen mayores niveles de bienestar económico y democrático que otras. No es la capacidad del individuo sino el medio en que se desarrolla.

La pregunta se hace más necesaria y el contraste más evidente, cuando uno mira a la casta política y observa unos niveles de decencia muy superiores en el orbe anglosajón o sajón simplemente.

Perdido en esa pregunta y casi por casualidad comentando con un amigo, me incidía en que era la mentalidad puritana de esas sociedades las que les daba un plus de eficiencia en estas cuestiones.

Yo me preguntaba que tenía que ver la autoridad de Dios sobre todo lo que hace el hombre y la base calvinista de la predeterminación con la eficiencia de los puritanos. Parecía una contradicción, especulando entre lecturas, llegué a la explicación de que por tal autoridad suprema de Dios sobre todo y sobre una predeterminación cuyo camino desconocemos y sólo sabe Dios, el puritano cree que ese designio divino de salvación nos obliga a seguir el camino que Dios tiene pensado para nosotros y que desconocemos, debiendo por lo tanto ser lo mejores posibles para agradar a Dios, y dentro de ese ser lo mejores posibles, ellos incluyen la generación de riqueza y el ganar dinero.

Sorprendente conclusión, cuya explicación es algo más compleja, pero puede decirse que llegan a ello con la lectura de las Sagradas Escrituras (principio que articula formalmente el puritanismo al negar el magisterio de la Iglesia). Quizá parezca algo rebuscado, pero ese origen calvinista del puritanismo es el que lleva a considerar la riqueza y el dinero como moralmente buenos per sé, el dinero es un fin bueno; no un medio. Desde ahí su disposición a ganar dinero como consecuencia natural del trabajo bien hecho, de tal forma que para ellos, el dinero si tiene olor y sólo es lícito cuando el medio para obtenerlo lo es. Para los puritanos no todo el dinero es igual, sólo es lícito el dinero ganado de forma lícita, distinguen las formas de hacer dinero. Mientras para el católico (mediterráneo) el dinero es un medio y la acumulación de dinero es mala (lo que exceda de lo necesario para garantizarse una cierta estabilidad) al margen de cómo se haya obtenido, al margen del origen del dinero.

De tal mentalidad puritana deriva el capitalismo tal como lo entienden Stuart Mill, Webber y otros. El puritano huye del lujo por moral, porque es improductivo y no sirve para nada, de tal forma que el puritano quiere el dinero para invertir y generar más dinero, más riqueza. Y este concepto de la bondad de la riqueza me lleva a la Escuela de Salamanca y le da plausibilidad al argumento del puritanismo como explicación o respuesta a la pregunta del principio.

Como sabéis llevo tiempo dandole vueltas a la postergación de las enseñanzas de la Escuela de Salamanca en materia económica como explicación a nuestro subdesarrollo económico, y aquí entronca de modo intuitivo esta tesis del puritanismo como causa de superioridad en el desarrollo económico, muestra de ello es la Escuela de Economía Austriaca.
Reafirma esta tesis lo que Ramiro de Maeztu denomina “sentido reverencial del dinero” que el opone al sentido sensual del dinero que afirma tenemos en España. Su explicación es que partiendo de la bondad del dinero de la mentalidad puritana y reverenciando este, las sociedades puritanas veneran la capacidad de sus miembros para ganar dinero, porque el dinero es riqueza y la riqueza es per sé, buena.

Hoy, por ahora lo dejaré aquí, como aproximación a la respuesta y a la explicación más completa, más profunda a lo que aquí expongo como poco más que una intuición, que piezas de un puzzle que van encajando poco a poco.

No sé si mañana más, o quizá otro día.

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “¿Son los anglosajones superiores en los negocios y en la política? ¿Qué nos diferencia?

  1. Buenos días, Gonzalo. Espero que la vida os vaya muy bien.

    Estoy de acuerdo contigo y, desgraciadamente, en Expaña aún continúa viéndose como “pecado”, o cosas peores, a los empresarios de éxito o a los que difunden ideas liberales, y no sólo económicas. Para muestra, los comentarios en las redes sociales como consecuencia de los fallecimientos de Botín y Alvarez y no digamos nada de la censura de Rallo en TVE por parte de los sindicalistas verticales bicéfalos, en este caso UGT.

    Hay un libro clásico al respecto de Weber, “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” que me permito recomendar a quien no lo haya leido.

    Un fuerte abrazo

    Publicado por Florencio | septiembre 17, 2014, 10:11
  2. Yo creo que se se reduce a diferente mentalidad y el punto de vista.

    Creo que nuestra sociedad se ha llegado a creer, tras años de lavado mental realizado por la clase política, que sin un gobierno que los dirija sus vidas están perdidas.

    Tú ya sabes las consecuencias de esta mentalidad: El político se quedará con la mitad de tu riqueza a cambio de la promesa de darte una vida mejor, y así, sin dinero en el bolsillo de los ciudadanos, autónomos y empresarios resulta díficl que se puedan crear negocios y riqueza en nuestro país.

    Saludos

    Publicado por anónimo | septiembre 17, 2014, 20:06
  3. Qué bueno Gonzalo, justo me pillas estos días con “On Liberty” de Mill en el bolsillo.

    Desconozco la respuesta a la pregunta aunque como tu sigo componiendo las piezas del puzzle. El modo en que lo veo es que España está compuesta por una mezcla de razas y culturas y para entendernos podemos mirar a los países árabes, gobernados en tiranía no por despropósito histórico sino porque es a lo que esas sociedades pueden aspirar. En términos históricos España difiere tanto de esos estados como de los anglosajones.

    Usemos el ejemplo de tus hijos, tu deber es protegerlos porque están expuestos siendo personas en construcción. Con todo mi afecto y con un toque de humor, los padres somos a los hijos lo que Carlo Magno o Julio Cesar a sus pueblos (eso para los pueblos y los hijos afortunados dado que a algunos les toca un Franco o un Castro). A un niño no se le puede dar plena libertad en su día a día, precisa de protección y que alguien tome las decisiones, al igual que sociedades cuasi bárbaras o en temprana construcción no están capacitadas para decidir democráticamente o libremente su futuro.

    Del mismo modo pienso que si España ha sufrido una dictadura hasta tiempos recientes, no es un devenir desafortunado sino un reflejo de su madurez colectiva.

    La respuesta a la pregunta no está en los condicionantes políticos presentes sino en las conductas anidadas generación tras generación de forma subconsciente en todos y cada uno de nosotros, influyendo como decidimos y cómo pensamos. Sin duda ese envidiar y sospechar del que posee capital, ser visceral, ser temerosos del que difiere o buscar la seguridad de la mayoría, son meros reflejos de esas conductas centenarias que limitan nuestra capacidad empresarial y política.

    Para terminar, aspiremos a enseñar a nuestros hijos el valor de tomar los caminos difíciles y no los fáciles, de decidir el riesgo sobre la seguridad y de no dejarse amedrentar por el miedo sino por el cambio, lo irracional, contra-intuitivo y en definitiva el progreso. Así poco a poco tendremos generaciones capaces en los términos que planteas en tu pregunta.

    Publicado por Angel Maldonado | septiembre 20, 2014, 14:27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: